El Níquel en la Universidad de Oriente

 

Written by


Hace ya casi un mes que algunos de los operarios niquelantes preparamos una pequeña conferencia, intentando no monopolizar demasiado la palabra, con los estudiantes de la Licenciatura de Desarrollo Turístico en la Universidad de Oriente (UNO). La iniciativa surgió porque María anda argallando como profesora con esos estudiantes, en esas latitudes yucatecas, impartiendo materias relacionadas con el Turismo Cultural, Ecológico y Comunitario, o lo que sería lo mismo, intentando que el turismo entienda los Paisajes de manera integral, en clave de conservación y desde una perspectiva comunitaria.

A ella y a Ámbar, la coordinadora de la Licenciatura, les pareció interesante aprovechar que una buena parte del Níquel estaba por aquellas tierras yucatecas. El título de la conferencia fue: “Patrimonio, paisaje y turismo: un modelo de gestión desde la sociedad civil organizada”. Incluíamos así varios temas y objetivos que oscilaban entre el objeto de estudio y la metodología (el patrimonio, el paisaje y nuestra perspectiva desde la conservación y sustentabilidad) hasta el propio concepto Niquelarte con su “actitud vital que se expande”.

Explicar cómo había nacido Niquelarte y cómo han ido creciendo y madurando nuestras ideas nos parecía una buena muestra de algo que podía despertar cierto entusiasmo. Al fin y al cabo Niquelarte surgió como iniciativa de un grupo de amigos, que cuestionaban muchas cosas de su profesión y del mundo en el que ya habían empezado a ejercer profesionalmente. Así, mantener un proyecto de manera paralela al de ganarse el pan, alimenta los espíritus y hace crecer el sentimiento de que otro modo de hacer las cosas es posible y además empezar a saber cómo llevarlas a las acción. Como dice Eduardo Galeano: “La energía creadora se desarrolla haciendo, y haciendo juntos. La militancia juvenil no languidece por falta de ganas, sino por falta de acción” (Ser como ellos y otros artículos, 1992).

Acción. Pero «¿Cómo se les ocurren las ideas?«, preguntaba un estudiante al ver proyectado al Cigarrom Robot. La respuesta fue desde varios átomos del Níquel la misma pero en sus diferentes variantes: observando, paseando, charlando, compartiendo, escribiendo, recibiendo críticas y puntos positivos, reescribiendo. Argallando, actuando. Convirtiéndonos en perfiles intirdisdisplinares que funcionan en red.

Al final del encuentro recogimos nuestro certificado de las manos del director académico, México sigue siendo un país muy protocolario para estas cuestiones. Pero como el Níquel siempre es un poco travieso consiguió que el maya y el gallego se apoderaran de la parte final del evento, siendo un toque más del intercambio y reivindicación de la necesidad de conservación de nuestras culturas.

Muchas gracias alumnos por escucharnos y cuestionarnos, estamos recibiendo algunos de vuestros comentarios. Nos alegra saber que el Níquel consiguió poner en movimiento algún que otro electrón. Aquí estamos esperándoos para la conexión intermolecular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top